Navigation Menu+

Hacia donde

Posted on Sep 15, 2013 by in Blog | 1 comment

Viajar y retratar puede
convertirse en un reto en sí mismo.

Enfrentarse de lleno con
nuevas formas, nuevas sensaciones, olores y circunstancias hace que  la dimensión de un relato pueda estallar en
cientos de formas distintas, y cómo se aborda el encuentro con un nuevo
espacio,  de forma personal e
inquietante, es una pregunta que surge al momento de viajar con el cuerpo y la
mente.

Lucila Heinberg nació en
Buenos Aires en 1979.  Un día se fue de
viaje a Asia por tres meses, y de allí nació su serie Hacia, la cual fue
expuesta en la fotogalería del Teatro Gral. San Martin.

Las imágenes de Lucila son
simples pero intensas, sobretodo en el tratamiento del color. El uso de
película vencida potencia las imágenes con tonos suaves y bajos contrastes.

Poseen un clima sobrio e
inquietante, como los  personajes que las
habitan, y hacen de su relato de viaje un decálogo de colores y sensaciones, de
niebla espesa y de humedad. La serie está plagada de retratos y de retratos de
gente retratando a otra gente.

Aquí lo anecdótico se
convierte en observación. Lucila indaga sobre la mirada del extranjero y las
prácticas mismas del viajar. Cómo se retrata el espacio siendo turista y cómo
se puede retratar al turista ejerciendo su acción, sin caer en el lugar común y
tratando de generar con la misma anécdota un relato propio.

Es prácticamente el mismo
móvil y el mismo recurso que usa para su serie de fotos en Europa y Marruecos,
creando climas que rozan muy cerca la melancolía, tonos suaves, gente que
transita los lugares y tratan de permanecer de alguna forma en ellos mientras
la luz se escurre.

El retrato, como móvil, es lo
que marca toda la obra de Lucila.

Dormidos es una serie de retratos
técnicamente simples de personas despertando, pero con una fuerte intensidad en
sus miradas que se proyectan desde las mismas imágenes. Todas ellas tienen el
mismo fondo, o al menos pareciera ser así: un fondo blanco neutro, donde el
encuadre es siempre el mismo. El decálogo de personas despertando cobra más
fuerza e intensidad al mirarlo en su conjunto, donde las miradas
“cansadas” impregnan toda la imagen y el foco blando acompaña guiando
la mirada y provocando el clima.

Potencia, color y el transitar
mismo de los espacios podrían ser los tres puntos que definen y describen la
obra de Lucila. 

x Marina Ludueña

1 Comment

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *