Navigation Menu+

La decadencia

Posted on Jul 25, 2013 by in Blog | 0 comments

Eugenia Maximova nació en Ruse, Bulgaria, en Noviembre de 1978 y luego se mudó a Austraia donde se graduó en la Universidad de Viena en ciencias de la comunicación y periodismo.

Comenzó a interesarse por la fotografía luego de la repentina muerte de su madre, una famosa pintora húngara, e 2005.

Encontró en la fotografía un nuevo medio de expresión, donde logró canalizar sus necesidades, superar el impacto de la pérdida y aliviar su dolor. Eugenia retrata realidades y a la vez, logra estetizar esa documentación. Sus imágenes nos conducen a universos con sus sonidos propios, aromas, climas y texturas. Nos habla de la luz de los Balcanes, de la soledad, de la muerte, pero también de los modelos socio-políticos y culturales.

La artista se permite ir más allá del simple acto de recoger hechos y evidencias, explorando  libremente la naturaleza del ser humano de la auto-percepción y auto-identificación.

Su serie “Kitchen stories from the Balkans” (“Historia de cocinas desde los Balcanes”), es una de las más representativas en su trabajo: la cocina no es sólo el alma y el espíritu de las casas, sino que también, a través de ellas se puede reflejar la sociedad que habita esa región del mundo y dar cuenta de la identidad perdido luego de un legado inevitable de los 500 años bajo el yugo otomano y otros casi 50 años de aislamiento detrás de a cortina de hierro.

Espacios donde no hay ni tiempo ni dinero para la decoración y donde cientos de familiares jóvenes se ven forzadas a vivir en viviendas alquiladas donde el alquiler es superior al salario mínimo mensual, o a vivir hacinados compartiendo antiguas viviendas familiares con una omnipresente herencia de la era comunista. En estos espacios pareciera que el tiempo se hubiera detenido.

Otra de sus series fotográficas, tal vez más curiosa e impactante, es la que retrata lápidas de cementerios. Durante los últimos 20 años de luego de la caída de la Unión Soviética, surgen en estas sociedades nuevas tendencias culturales. Una de ellas es el grabado sobre lápidas de cementerio, naturalistas y excéntricos sobre el mármol negro, pueden ser retratos simples o más complejos, ilustrando espacios naturales, o bien extraños e imaginarios.

De esta forma los cementerios no sólo hablan de formas de expresar el dolor o de recordar a los muertos, sino, que además, en ellos se celebra el estilo de vida, el estatus social y económico tanto de los muertos como de los que todavía están vivos.

Eugenia fue galardonada con varios premios internacionales y expuso su trabajo en diversos festivales, museos y galerías por todo el continente europeo.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *